miércoles, 17 de marzo de 2010

OVNIS: EXPEDIENTES SECRETOS




OVNIS: EXPEDIENTES SECRETOS


El Ministerio de Defensa británico destruyó todos los reportes sobre avistajes de OVNIS en Gran Bretaña, para evitar tener que hacerlos públicos en el futuro y enfrentar denuncias por información secreta acerca de platos voladores.

La medida se tomó luego que la unidad de investigación del gobierno por objetos voladores no identificados, al estilo de la serie norteamericana "Los Expedientes Secretos X" (X-Files), en conjunto con una línea telefónica de emergencia, fueron cerrados el 4 de diciembre pasado.

Desde entonces, los reportes sobre supuestos avistajes de OVNIS son guardados por el Ministerio de Defensa sólo por 30 días, antes de ser destruidos.

Las autoridades tomaron esa medida para evitar tener que publicar en el futuro datos sobre platos voladores y otros objetos extraños, en respuesta a la Ley de Libertad de Información.

El documento secreto, fechado el 11 de noviembre de 2009, da cuenta de las razones por las que el Ministerio de Defensa decidió cerrar su unidad de investigación por platos voladores, y dejó de pedirle a la población que envíe datos sobre supuestos avistajes.

Detalló, además, que el número de reportes recibidos el año pasado aumentó en gran medida, provocando que personal de Defensa dejara de hacer tareas más importantes.

El gobierno registró 634 reportes por avistajes de OVNIS en 2009, la segunda cifra anual más alta desde 1978, cuando se reportaron 750 avistajes, informó el experto David Clarke, quien logró acceder al informe secreto.

En la década pasada, el promedio de avistajes era de 150 al año.

"La línea de llamadas dedicadas a avistajes de OVNIS, como también el correo electrónico dedicado a ello, ya no cumple con los propósitos de Defensa, y meramente incentiva a la generación de correspondencia sin valor de Defensa", señala el documento.

El pasado 18 de febrero, el Ministerio de Defensa y los Archivos Nacionales dieron a conocer unos seis mil documentos hasta ahora secretos sobre supuestos avistajes de OVNIS en el país en los últimos 20 años, que revelaron que el exprimer ministro británico Winston Churchill (1874-1965) estaba interesado en los "platos voladores".

Los reportes incluyen avistajes de objetos voladores no identificados sobre el estadio de Chelsea, en la capital británica, y sobre la propiedad del exministro de Interior Michael Howard, en el condado inglés de Kent.

Los documentos contienen cartas, memorandos, dibujos de supuestos platos voladores y folios parlamentarios, que pueden ser vistos a través del internet.

Un hombre denunció a la Policía sentirse físicamente enfermo al sufrir una "rara condición de piel", luego de que una "tenebrosa" luz fluorescente cubrió su automóvil el 28 de enero de 1997.

En otro caso, un avistaje de un OVNI por la Policía de Boston y Skegness, en el norte de Inglaterra, fue capturado en una grabación.

También se incluye una carta del entonces oficial del Ministerio de Defensa, Ralph Noyes, donde describe haber visto una grabación tomada por un piloto de la Royal Air Force (RAF) en 1956 que muestra a un OVNI.

Noyes sostiene que la película fue proyectada en 1970 en una sala subterránea del Ministerio de Defensa en Londres.

Otro de los documentos revela que el exprimer ministro Winston Churchill estaba interesado en los "platos voladores" y pidió a sus ministros que le informaran en caso de avistajes de OVNIS.

Churchill recibió como respuesta de un estudio elaborado por los servicios de Inteligencia en 1951 que los "platos voladores" podían ser explicados "por una o varias causas", incluidos fenómenos astronómicos o meteorológicos, identificación equivocada de aviones, ilusiones ópticas, engaños psicológicos o mentiras deliberadas.

“Ser extraterrestre”

El 22 de marzo de 2009, el gobierno británico publicó otra serie de documentos secretos, en los que detallaba supuestos testimonios de personas que vieron objetos voladores, como también el encuentro de una británica con un "ser extraterrestre".

Entre esos informes, que cubrían el período de 1987 a 1993, se incluyó la denuncia de una mujer que dijo haber visto despegar un OVNI resplandeciente y de formato ovalado en una localidad de Norwich, en el sur de Inglaterra, tras un encuentro con un ser "que provenía de un planeta similar a la Tierra".

En otro testimonio, un hombre no identificado, afirmó haber visto un aparato aéreo triangular despegar a "800 kilómetros por hora" y desaparecer del cielo "como por arte de magia".

"Salió tan rápido que no pudo ser un aparato creado por el hombre. Además, dejó un halo fantasmagórico a su paso. Fue aterrador", contó el inglés, cuya identidad fue mantenida en secreto por el Ministerio de Defensa.

En noviembre de 1989 una mujer "completamente aterrada" contactó a la base militar de la RAF en Wattisham, en Suffolk (sur del país), para reportar el encuentro "del tercer tipo" con un extraterrestre que dijo ser un "alien".

La británica dijo encontrarse con el extraterrestre "de acento escandinavo" durante un paseo campestre con su perro, y contó que el ser de otro planeta le dijo que estaba en la Tierra en una "visita amistosa" y que era "importante" mantener contacto con humanos.

Tras el misterioso encuentro, la mujer corrió a su casa despavorida y vio como un objeto esférico, de color anaranjado, despegaba de un campo cercano, volando a rápida velocidad y desapareciendo en el cielo.

El documento de la base RAF Wattisham al Ministerio de Defensa describió el hecho como "uno de varios reportes inusuales de OVNIS". "Lamentablemente es imposible constatar la veracidad de estas denuncias”, sostuvo el informe, titulado como "Top-Secret".

Tres años después, dos empleados de la torre de control del aeropuerto internacional de Heathrow, en el oeste de Londres, reportaron haber visto un OVNI negro con forma de boomerang sobrevolar la zona, que no contaba con ninguna característica similar a un aparato aéreo militar.

Una semana antes, en un camino costeño en Louth, en Lincolnshire (norte de Inglaterra), varias personas reportaron haber visto el mismo objeto de forma triangular y con tres luces, volando a una velocidad "espantosa", para luego "desaparecer como un rayo por los cielos".

Los testigos dijeron ver como los OVNIS despegaron y "salieron disparados a 800 kilómetros por hora en dirección noroeste".

Para el profesor David Clarke, experto en OVNIS y que ha estudiado este tipo de hechos durante más de 30 años, la gran mayoría de los reportes "están relacionados con objetos ordinarios vistos en situaciones extraordinarias".

"Muchos avistajes pueden ser interpretados como inusuales, pero en la mayoría de los casos tienen explicaciones. No creo que haya ninguna evidencia sólida de visitas de seres extraterrestres, aunque nunca se puede descartar", subrayó.

Cuando cerró, en diciembre pasado, la unidad de investigación por avistajes de OVNIS del Ministerio de Defensa luego de 50 años de pesquisas, ninguna de las causas concluyeron fehacientemente sobre la existencia de seres extraterrestres.

Dicho centro confirmó haber recibido miles de reportes por supuestos testimonios de personas que habrían visto objetos voladores, pero ninguno reveló evidencia sobre amenazas potenciales para Gran Bretaña o pruebas suficientes sobre la existencia de seres de otros planetas.

Lo cierto es que el cierre del centro le ahorrará al erario británico al menos 50.000 libras esterlinas anuales (unos 84.000 dólares).

Antiguos documentos militares sobre supuestos avistajes de OVNIS quedarán ahora en manos de los Archivos Nacionales, donde la población puede consultar por "experiencias del tercer tipo".

"El Ministerio de Defensa no tiene opinión sobre la existencia o no existencia de vida extraterrestre. De todos modos, en los últimos 50 años, ningún supuesto testimonio sobre avistaje de objetos voladores no identificados dio evidencia sobre amenazas potenciales a Gran Bretaña", indicó un comunicado oficial dado a conocer el mismo día del cierre.

"El gobierno británico no cuenta con capacidad específica alguna para identificar la naturaleza de dichos avistajes. No hay beneficio alguno de Defensa en dichas investigaciones y continuar con estas pesquisas sería un uso inapropiado de los recursos del sector", agregó.

Según un vocero oficial, los recursos del área serán destinados a las principales prioridades militares de Gran Bretaña, que incluyen "la campaña militar en Afganistán, cualquier amenaza legítima al aeroespacio británico detectado por radares y la mejoría de los aviones de guerra de la Royal Air Force".

LEONARDO BOIX. PROCESO.

1 comentario: